Kofi Annan-Siria: misión posible

Por Víctor M. Carriba*

El enviado de Naciones Unidas, Kofi Annan

Naciones Unidas (PL) El anuncio del gobierno sirio sobre el cese de sus operaciones militares el 10 de abril consolidó la mediación del enviado de Naciones Unidas, Kofi Annan, frente a intensas maniobras de países claves que tratan de boicotear esa gestión.

La decisión de Damasco fue comunicada por el canciller sirio, Walid al-Moallen, al emisario de la ONU, quien la transmitió este lunes al Consejo de Seguridad, órgano presidido desde ayer por la embajadora norteamericana, Susan Rice.

Y fue la propia diplomática la encargada de informar a la prensa en la sede de la ONU, un día después de que su jefa, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, reconoció al opositor Consejo Nacional Sirio como “representante legítimo del pueblo” y le ofreció un financiamiento millonario.

Durante un intercambio por videoconferencia con el Consejo de Seguridad, Annan confirmó que para el 10 de abril las autoridades sirias pondrán fin al movimiento de fuerzas militares y al uso de armas pesadas y retirarán sus efectivos de los centros urbanos.

Las medidas forman parte del plan de seis puntos propuesto por el emisario de la ONU al gobierno sirio como pasos para avanzar hacia una solución del conflicto que ya dura un año.

Ese esquema también contempla la necesidad de permitir la entrada de ayuda humanitaria, la implantación de una tregua diaria para su distribución y atención a heridos y damnificados por el conflicto y en ingreso de periodistas extranjeros al país.

Asimismo, dispone el inicio de un proceso de diálogo con vistas al establecimiento de un sistema político plural y democrático en Siria.

Al respecto, Rice informó que Nasser al-Kidwa, segundo al mando de Annan, “ha sostenido contactos constructivos” con las fuerzas opositoras sirias para que pongan fin a sus acciones armadas 48 horas después del fin de los movimientos del ejército.

Tras el anuncio de las decisiones adoptadas por Damasco, el Consejo de Seguridad ratificó su respaldo a Annan en sus esfuerzos por un arreglo de la crisis.

No obstante, esa expresión de apoyo aparenta más formalidad que compromiso al provenir de un órgano que incluye a declarados promotores de la caída del presidente sirio, Bashar al-Assad, y de su gobierno, como lo son Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Alemania, entre otros.

Representantes de esos países, liderados por la secretaria de Estado Clinton, acaban de acordar en Turquía el envío de cifras millonarias de dinero y medios técnicos a las fuerzas opositoras en Siria, pese a la mediación que desarrolla Annan en nombre de la ONU.

En ese sentido, el representante permanente de Damasco ante Naciones Unidas, Bashar Jaafari, afirmó que quienes arman, financian y suministran equipos de comunicación a los grupos terroristas sirios buscan el fracaso de la misión de Annan.

El embajador criticó directamente a Arabia Saudita, Catar, Turquía y “a todos aquellos que pretenden ignorar la soberanía de Siria y crear vías paralelas al Consejo de Seguridad que no son reconocidas internacionalmente”.

Asimismo, hizo mención particular al canciller saudita, Faisal bin Abdelaziz, por convocar de manera abierta a armar a las fuerzas antigubernamentales en Siria, “como un deber”.

Jaafari advirtió sobre la existencia de un doble lenguaje que contradice el camino armonioso adoptado por el Consejo de Seguridad y amenaza la labor emprendida por Annan.

Esperamos que el enviado especial de la ONU converse con las otras partes del conflicto, en especial con quienes quieren armar a los grupos terroristas, para poner fin a los actos de violencia, subrayó el diplomático sirio.

Una primera evaluación realizada por la ONU y el gobierno sirio sobre la situación en el país árabe determinó la existencia de un millón de personas

que necesitan asistencia humanitaria.

Se trata de la población directamente afectada por la violencia, heridos y desplazados de sus lugares de residencia, así como aquellos que perdieron el acceso a los servicios esenciales o sus familiares.

Los datos fueron difundidos por la coordinadora de la ONU para el socorro

de emergencia, Valerie Amos, quien subrayó la urgencia de alimentos, asistencia médica, artículos del hogar, consejería psicológica y respaldo en materia de educación.

Por otro lado, el Consejo de Seguridad informó que un equipo del departamento de mantenimiento de la paz de la ONU viajará a Siria esta semana para iniciar los preparativos para el eventual envío de una misión de observación y monitoreo de la situación.

*Jefe de la corresponsalía de Prensa Latina en Naciones Unidas.

Em/vc

El enviado de Naciones Unidas, Kofi Annan
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s