Crisis en Siria… y en el Consejo de Seguridad

Bandera siriaNaciones Unidas (PL) Las gestiones sobre la crisis en Siria continúan hoy en varios niveles, direcciones y escenarios, mientras en el Consejo de Seguridad persisten distantes posiciones dentro de sus cinco miembros permanentes.

Este martes, el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Koffi Annan, se reunió en Turquía, por separado, con el representante del llamado Consejo Nacional de Transición sirio, Burhan Ghalioun, y el jefe del gobierno turco, Recep Tayyip Erdogan.

Con el primero mantuvo “una discusión útil y constructiva” y con el segundo analizó la situación en Siria y las acciones que ha realizado desde su designación como mediador en busca de un arreglo de la crisis.

Turquía ha sido señalada como base del grupo armado Ejército de Liberación Sirio que enfrenta al gobierno del presidente, Bashar al-Assad.

El también exsecretario general de la ONU dijo que para hoy espera una respuesta del gobierno sirio a las propuestas presentadas durante la visita de dos días que realizó el pasado fin de semana a Damasco, aunque no brindó detalles al respecto.

Una vez que las reciba sabremos cómo reaccionar, precisó en declaraciones hechas en Ankara y reproducidas por el vocero de Naciones Unidas.

Durante su estancia en la capital siria, Annan se reunió dos veces con Al-Assad, y líderes religiosos, como el Gran Muftí de la República, Jeque Hassoun, y el Patriarca de la Iglesia Cristiana Ortodoxa de Antioquía y Todo el Oriente, Ignacio IV Hazim.

Este martes, el mandatario promulgó un decreto que fija para el 7 de mayo próximo la realización de elecciones legislativas nacionales bajo los preceptos de la nueva Constitución aprobada el 22 de febrero último.

En esos comicios participarán por primera vez organizaciones políticas que no integran la alianza gubernamental que encabeza el Partido Árabe Socialista al-Baath y situadas en la oposición.

Mientras, el Consejo de Seguridad de la ONU trata de reponerse del fuerte choque registrado la víspera entre Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, por un lado, y Rusia y China, por el otro,

durante un debate público sobre el conflicto en Siria.

En sus respectivos discursos, Rusia y China insistieron en rechazar cualquier intervención militar extranjera en el país árabe, las demandas de cambio de régimen y la imposición de sanciones unilaterales.

Aunque sin mencionar nombres, el canciller ruso, Serguei Lavrov, denunció el estímulo a la oposición siria en su confrontación con el gobierno y los llamados al enfrentamiento armado y a la intervención militar extranjera.

Dijo que las autoridades sirias “no luchan contra hombres desarmados, sino unidades de combate como el denominado Ejercito de Liberación Sirio y grupos extremistas, incluido Al-Qaeda, el cual ha cometido diversos actos terroristas”.

Lavrov reiteró la propuesta conjunta presentada la semana pasada por Rusia y la Liga Árabe y que reclama el cese de la violencia desde todas las fuentes, la creación de un mecanismo imparcial de monitoreo y el fin de la interferencia extranjera.

También mencionó la apertura de Siria a la asistencia humanitaria y la necesidad de brindar un fuerte respaldo a la misión de mediación emprendida por Annan.

Por su parte, el embajador de China en la ONU, Li Baodong, ratificó el apoyo de su país a un diálogo político en Siria y exigió el cese inmediato de la violencia y el respeto a la integridad, soberanía e independencia de ese Estado árabe.

No favorecemos a ningún partido en Siria, solo los principios de la Carta de la ONU y del Derecho Internacional, precisó y advirtió que “las resoluciones del Consejo de Seguridad deben ser cumplidas estrictamente” y no interpretadas según conveniencias individuales.

Tanto Moscú como Beijing expresaron su respaldo a la gestión mediadora de Annan.

Sin embargo, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, lanzó un duro ataque contra las posturas de Rusia y China, países que vetaron en dos ocasiones sendos proyectos de resolución impulsados por Washington sobre Siria.

Esas iniciativas, secundadas por Reino Unido, Francia, Alemania y algunos países árabes, buscaban el aval del Consejo de Seguridad para forzar la salida de Al-Assad del poder en Damasco.

En su diatriba, Clinton llegó a justificar a los grupos armados opositores sirios como civiles que actúan en defensa propia.

Luego de la candente reunión de este lunes, el Consejo de Seguridad mantiene sobre la mesa otra propuesta presentada hace varias semanas por Estados Unidos y que persiste en condenar solo al gobierno sirio como responsable del conflicto.

*Jefe de la corresponsalía de Prensa Latina en Naciones Unidas.

Em/vc

Deja un comentario

Archivado bajo Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s