Palestinos: Reclamo de Estado y reconciliación

Por Ulises Canales *

El Cairo (PL) La solicitud de reconocimiento como Estado, la aceptación en la UNESCO y la reconciliación entre Hamas y Al-Fatah fortalecieron a los palestinos frente a un palmario aislamiento de Israel y un progresivo descrédito de la mediación estadounidense.

Aunque el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmoud Abbas, no logró que el Consejo de Seguridad de la ONU admitiera a trámite el pedido de ser el Estado miembro 194, su empuje diplomático en Nueva York revitalizó la solidaridad mundial con su causa.

La prueba más fehaciente de ello fue la aceptación, apenas semanas después, de la ANP como Estado de pleno derecho en la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), a contrapelo de vetos, presiones y chantajes de Washington y Tel Aviv.

Antes de llevar al 66 período ordinario de sesiones de la Asamblea General de la ONU el reclamo formal, Abbas ya desenmascaraba a Estados Unidos como mediador fiable en el conflicto con Israel, demérito también extendido al Cuarteto Internacional para Medio Oriente.

En su condición de presidente de la ANP y líder de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), defendió un derecho legítimo de su pueblo y suscitó la cohesión de los países árabes en un momento de incertidumbres y discrepancias por las revueltas populares.

El veto del presidente Barack Obama a la iniciativa palestina en la ONU debilitó sin dudas su rol en Medio Oriente y, peor aún, hizo trizas su retórica de “nuevo comienzo” con el mundo árabe-musulmán, esbozada con fanfarrias en el discurso de junio de 2009 en El Cairo.

Un argumento irrefutable, pese a la visión de la Casa Blanca, fue la ausencia de resultados favorables a los palestinos tras casi 20 años de negociaciones con Israel bajo mediación de Estados Unidos y/o sus socios europeos, una realidad que nutre la resistencia a la ocupación.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, persistió en ampliar las construcciones de casas en territorios ocupados de la Ribera Occidental, incluida la ciudad santa de Jerusalén Este, donde los palestinos quieren instalar la capital de su futuro Estado.

De hecho, Tel Aviv respondió con represalias a la admisión palestina en la UNESCO, autorizando la construcción de unas tres mil nuevas casas en asentamientos de Cisjordania y embargando sumas millonarias de dinero, derivadas de impuestos pertenecientes a la ANP.

Estados Unidos, que junto con Rusia, la ONU y la Unión Europea integra el referido Cuarteto Internacional, insufló más hostilidad a ese hecho retirando su contribución monetaria a esa agencia especializada radicada en París.

Obama, que repitió hasta la saciedad estar a favor de la solución de “dos Estados” (uno palestino y otro israelí), prefirió cuidar el voto judío que puede asegurarle la reelección y se decantó por “negociaciones directas” como única vía para la estadidad palestina.

Rehén del influyente lobby judío, el mandatario estadounidense no sólo defendió los “inquebrantables” lazos norteamericanos-sionistas, sino que lideró una cruzada encaminada a disuadir a los palestinos de la solicitud y, una vez concretado el trámite, recabó apoyos al boicot.

El argumento del jefe de la Casa Blanca y todos sus funcionarios fue que una acción considerada “unilateral” no ayudaría a reanudar el diálogo de paz estancado desde septiembre de 2010, pero tal parcialidad a favor de Israel contribuyó a radicalizar la postura palestina.

Al respecto, la clara parcialidad de Occidente hizo inútiles las gestiones posteriores del referido Cuarteto, incluso el tibio esfuerzo de destrabar las negociaciones aunque fueran de modo indirecto.

Abbas, cuya excesiva moderación le causó frecuentes reproches de grupos rivales de su movimiento político Al-Fatah, vio escalar súbitamente su popularidad en la misma medida que condicionó todo diálogo al congelamiento de los asentamientos.

Tal renovación de carisma forzó al movimiento islámico rival Hamas, el cual controla Gaza, a buscar un contrapeso que consiguió mediante un acuerdo con Israel para canjear mil 27 presos palestinos -partidarios del grupo islamista y de Al-Fatah- por el soldado Gilad Shalit.

Además, la percepción más afianzada entre los palestinos de que años de acatamiento a la estrategia de Washington tuvieron resultados decepcionantes, pareció incidir sobremanera en la decisión de Hamas y Al-Fatah de consumar la reconciliación con la mediación de Egipto.

Lo que había requerido años de consultas secretas, negociaciones y cabildeos diplomáticos y promesas incumplidas, quedó sellado el 4 de mayo con un pacto suscrito en El Cairo entre las dos principales agrupaciones políticas palestinas.

Dicho acuerdo necesitaba compromisos al más alto nivel que ratificaron con vehemencia el jefe político de Hamas, Khaled Meshaal, y Abbas el 23 de octubre, justo un mes después de la intervención del mandatario palestino en la ONU.

El encuentro en la capital egipcia, el primero cara a cara de ambos líderes en casi cinco años, afianzó la voluntad de crear un gobierno de unidad nacional y convocar a elecciones presidenciales y legislativas en el menor tiempo posible y a pesar del rechazo israelí.

Tel Aviv se opuso tajantemente al acuerdo reconciliador de mayo y descartó negociar con un gobierno palestino del que forme parte Hamas, al que -como hace Estados Unidos- tilda de agrupación terrorista.

Pese al varapalo a sus pretensiones de estadidad en la ONU, la determinación palestina a seguir intentándolo hasta lograr su objetivo y el compromiso de reconciliación auguran un 2012 promisorio, a pesar de la intransigencia israelí y la deliberada inacción de Occidente.

*Corresponsal de Prensa Latina en Egipto.

arb/Ucl

Deja un comentario

Archivado bajo General

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s