Revelado el acuerdo entre EE.UU. y Arabia Saudí para Libia

Por Pepe Escobar
Asia Times Online

Vosotros invadís Bahréin. Nosotros eliminamos a Muamar Gadafi en
Libia. Es, en breve, la esencia de un trato cerrado entre el gobierno
de Barack Obama y la Casa de Saud. Dos fuentes diplomáticas de las
Naciones Unidos lo confirmaron independientemente de que Washington, a
través de la secretaria de Estado Hillary Clinton, dio el visto bueno
para la invasión de Bahréin por Arabia Saudí y la represión del
movimiento pro democracia en su vecino a cambio de un “sí” de la Liga
Árabe a la zona de exclusión aérea sobre Libia, la principal
justificación que llevó a la resolución 1973 del Consejo de Seguridad
de las Naciones Unidas.

La revelación provino de dos diplomáticos diferentes, un europeo y un
miembro del BRIC y la hicieron por separado a un experto
estadounidense y a Asia Times Online. Debido al protocolo diplomático,
sus nombres no se pueden mencionar. Uno de los diplomáticos dijo: “Es
el motivo por el que no pudimos apoyar la resolución 1973. Y
argumentamos que Libia, Bahréin y Yemen eran casos similares, y
pedimos una comisión investigadora. Mantenemos nuestra posición
oficial de que la resolución no es clara, y podría interpretarse de
una manera beligerante.”

Como informó Asia Times Online, el apoyo total de la Liga Árabe a la
zona de exclusión aérea es un mito. De los 22 miembros plenos, sólo 11
estuvieron presentes en la votación. Seis de ellos eran miembros del
Consejo de Cooperación del Golfo (GCC), el club apoyado por EE.UU. de
reinos/dominios de jeques del Golfo, con su mandamás, Arabia Saudí.
Siria y Argelia estuvieron en contra. Arabia Saudí solo tuvo que
“seducir” a otros tres miembros para obtener los votos.

Traducción: solo nueve de los 22 miembros de la Liga Árabe votaron por
la zona de exclusión aérea. La votación fue esencialmente una
operación dirigida por la Casa de Saud y Amr Moussa, secretario
general de la Liga Árabe, ansioso de pulir su currículo ante
Washington con la meta de llegar a ser el próximo presidente egipcio.

Por lo tanto, al principio, hubo la gran revuelta árabe de 2011.
Luego, inexorablemente, vino la contrarrevolución
estadounidense-saudí.

Alegría de los logreros

Los imperialistas humanitarios lo presentarán en masa como una
“conspiración”, tal como han afirmado que el bombardeo de Libia
impidió una hipotética masacre en Bengasi. Defenderán a la Casa de
Saud diciendo que actuó para aplastar una subversión iraní en el
Golfo; obviamente la ‘R2P’, -”responsabilidad de proteger”- no se
aplica a la gente de Bahréin. Promoverán activamente la Libia post
Gadafi como una nueva y petrolera Meca de los derechos humanos,
completada con agentes de los servicios de inteligencia de EE.UU.,
operaciones clandestinas, fuerzas especiales y contratistas
marrulleros.

Digan lo que digan, no cambiarán los hechos en el terreno -los
resultados gráficos del baile sucio de EE.UU. y los saudíes-. Asia
Times Online [Rebelión] ya ha informado de quién se beneficia de la
intervención extranjera en Libia (Vea “No hay negocio como el de la
guerra”, del 31 de marzo). Los protagonistas incluyen al Pentágono (a
través de AFRICOM), a la OTAN, Arabia Saudí, Moussa de la Liga Árabe y
Qatar. Agreguemos a la lista la dinastía al-Khalifa en Bahréin,
diversos contratistas de armamentos y a los sospechosos neoliberales
de siempre, ansiosos de privatizar todo en la nueva Libia, incluso el
agua. Y ni siquiera hablamos de los buitres occidentales que
revolotean sobre la industria del petróleo y del gas de Libia.

Desvelada está, sobre todo, la sorprendente hipocresía del gobierno de
Obama, que presenta un burdo golpe geopolítico que involucra África y
el Golfo Pérsico como una operación humanitaria. En cuanto al hecho de
que se trata de otra guerra de EE.UU. contra una nación musulmana, se
trata sólo de una “acción militar cinética”.

Hay amplia especulación, tanto en EE.UU. como en todo Medio Oriente,
de que considerando el impasse militar, y corto, de que la “coalición
de los dispuestos” relegue a la familia Gadafi al olvido con sus
bombas, Washington, Londres y París se den por satisfechos con el
control de Libia oriental; una versión norteafricana de un Emirato del
Golfo rico en petróleo. A Gadafi le quedaría una Tripolitania
hambrienta al estilo de Corea del Norte.

Pero considerando las últimas deserciones importantes del régimen, más
la fase final deseada (”Gadafi debe irse”, en las propias palabras del
presidente Obama), Washington, Londres, París y Riad no se darán por
satisfechos con otra cosa que con todo el kebab. Incluida una base
estratégica para AFRICOM y la OTAN.

Acorralen a los sospechosos de siempre

Uno de los efectos secundarios del trato sucio EE.UU.-Arabia Saudí es
que la Casa Blanca hace todo lo que puede para asegurar que el drama
de Bahréin sea enterrado por los medios estadounidenses. La
presentadora de noticias de BBC America, Katty Kay, por lo menos tuvo
la decencia de subrayar: “Les gustaría que esto [Bahréin]
desapareciera porque no hay ninguna ventaja real para ellos en el
apoyo a la rebelión de los chiíes”.

Por su parte el emir de Qatar, Jeque Hamad bin Khalifa al Thani, se
presentó en al-Jazeera y dijo que la acción fue necesaria porque el
pueblo libio fue atacado por Gadafi. Los periodistas, generalmente
decentes, de al-Jazeera podrían haber preguntado cortésmente al emir
si enviaría sus Mirage a proteger al pueblo de Palestina contra
Israel, o a sus vecinos en Bahréin contra Arabia Saudí.

La dinastía al-Khalifa en Bahréin es esencialmente un montón de
colonos suníes que se apoderaron del país hace 230 años. Durante gran
parte del Siglo XX, fueron complacientes esclavos del imperio
británico. El Bahréin moderno no viene bajo el espectro de un empujón
de Irán: no es más que un mito de al-Khalifa (y de la Casa de Saud).

Los bahreiníes, históricamente, siempre han rechazado que formen parte
de una especie de nación chií dirigida por Irán. Las protestas son
antiguas, y forman parte de un verdadero movimiento nacional, mucho
más allá de sectarismo. No es sorprendente que la consigna en la
icónica rotonda Perla, aplastada por el temible Estado policial
al-Khalifa, haya sido: “ni suní, ni chií: bahreiní”.

Lo que querían los manifestantes era esencialmente una monarquía
constitucional; un parlamento legítimo; elecciones libres y justas; y
no más corrupción. Lo que obtuvieron en su lugar fue “Bahréin amigo de
las balas” en lugar de “Bahréin amigo de los negocios”, y una invasión
auspiciada por la Casa de Saud.

Y la represión continúa, invisible para los medios corporativos de
EE.UU. Los twitters gritan que todo el mundo y su vecino están siendo
arrestados. Según Nabeel Rajab, presidente del Centro Bahréin por los
Derechos Humanos, más de 400 personas han desaparecido o están
detenidas, algunas “arrestadas en puestos de control comandados por
matones traídos de otros países árabes y asiáticos, llevan máscaras
negras en las calles”. Incluso el bloguero Mahmood Al Yousif fue
arrestado a las 3 de la mañana, provocando sospechas de que lo mismo
ocurrirá a todo bahreiní que haya blogueado, twitteado, o colgado
mensajes en Facebook a favor de la reforma.

El policía global progresa

Amanecer de la Odisea ha terminado. Ahora viene Protector Unificado
-dirigido por el canadiense Charles Bouchard-. Traducción: el
Pentágono (como en AFRICOM) transfiere la “acción militar cinética” a
sí mismo (como a la OTAN, que no es otra cosa que el Pentágono
gobernando Europa). AFRICOM y la OTAN son ahora uno solo.

El espectáculo de la OTAN incluirá ahora ataques aéreos y de misiles
crucero; un bloqueo naval de Libia; y tenebrosas operaciones en tierra
no especificadas para ayudar a los “rebeldes”. Hay que esperar
incursiones duras de helicópteros artillados al estilo AfPak -con el
correspondiente “daño colateral”.

Una curiosa situación ya se hace visible. La OTAN permite
deliberadamente que las fuerzas de Gadafi avancen a lo largo de la
costa del Mediterráneo para repeler a los “rebeldes”. Hace rato que no
hay ataques aéreos selectivos.

El objetivo posiblemente es extraer concesiones políticas y económicas
del Consejo Nacional Interino (INC) infestado de desertores y
exiliados libios, un reparto sospechoso de personajes que incluye al
ex ministro de justicia Mustafa Abdel Jalil, al ex secretario de
planificación educado en EE.UU. Mahmoud Jibril y al ex residente en
Virginia, el nuevo “comandante militar” y agente de la CIA Khalifa
Hifter. El laudable movimiento indígena Juventud del 17 de Febrero
-que estuvo a la vanguardia del levantamiento de Bengasi- ha sido
totalmente marginado.

Es la primera guerra africana de la OTAN, tal como Afganistán es la
primera guerra de la OTAN en Asia central y del sur. Configurada ahora
firmemente como brazo armado de la ONU, la policía global OTAN
progresa, implementando su “concepto estratégico” aprobado en la
cumbre de Lisboa en noviembre pasado (vea “Bienvenido a OTANstán”,
Rebelión, 21 de noviembre de 2010).

Hay que eliminar la Libia de Gadafi para que el Mediterráneo -el mare
nostrum de la antigua Roma- se convierta en un lago de la OTAN. Libia
es la única nación del norte de África que no está subordinada a
AFRICOM, a CENTCOM o a alguna otra de la miríada de “cooperaciones” de
la OTAN. Las otras naciones no relacionadas con la OTAN son Eritrea,
la República Árabe Saharaui Democrática, Sudán y Zimbabue.

Además, dos miembros de la “Iniciativa de Cooperación de Estambul” de
la OTAN -Qatar y los Emiratos Árabes Unidos- combaten ahora por
primera vez junto a AFRICOM/OTAN. Traducción: la OTAN y los socios del
Golfo Pérsico libran una guerra en África. ¿Europa? Es demasiado
provincial. El camino es el policía global.

Según la propia doble moral oficial del gobierno de Obama, los
dictadores que son elegibles para el “acercamiento estadounidense”
-como los de Bahréin y Yemen- pueden estar tranquilos, y no se les
castigará hagan lo que hagan. Y más vale que tengan cuidado los que
son elegibles para “alteración de régimen”, desde África a Medio
Oriente y Asia. La policía global OTAN los va a liquidar. Con tratos
sucios o sin ellos.

Pepe Escobar es autor de “Globalistan: How the Globalized World is
Dissolving into Liquid War” (Nimble Books, 2007) y “Red Zone Blues: a
snapshot of Baghdad during the surge”. Su último libro es “Obama does
Globalistan” (Nimble Books, 2009). Puede contactarse con él en:
pepeasia@yahoo.com.

Deja un comentario

Archivado bajo General

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s