Yo hice lo mismo en la CIA

La misma cobertura, las mismas mentiras

Robert Anderson

La historia de Raymond Allen Davis me es familiar y quisiera que
nuestro gobierno dejara de hacer cosas semejantes, nos cuestan la
credibilidad.
Davis es el estadounidense detenido como espía mientras trabajaba con
cobertura diplomática en nuestra embajada de Islamabad, Pakistán. Es
comprensible que los países extranjeros hayan dejado de confiar en
nosotros y que la gente se alce en todo Medio Oriente contra el Gran
Satán.

En la Guerra de Vietnam, Laos tenía una posición geoestratégica, como
la que tiene actualmente Pakistán en relación con Afganistán. Como en
Pakistán, nuestro país realizaba en Laos operaciones militares
encubiertas contra un pueblo soberano, utilizando a la CIA.

Fui técnico en demoliciones en la Fuerza Aérea y me reasignaron para
trabajar en la operación Air America de la CIA en Laos. Entregamos
nuestras tarjetas de identificación militar y nuestros uniformes, nos
dieron una tarjeta de identidad del Departamento de Estado y nos
pusieron jeans. Nos dijeron que si nos capturaban alegáramos inmunidad
diplomática, si seguíamos con vida. Realizábamos nuestras misiones
militares a diario en Laos, Camboya, Tailandia y Vietnam.

También sabíamos que posiblemente no nos buscarían si nos mataban o
capturaban y que dirían a nuestras familias en EE.UU. que habíamos
muerto en un accidente automovilístico de algún tipo en Tailandia y
que nuestros cuerpos no se habían recuperado.

Nuestro equipo sabía cuándo llegarían inspectores de las Naciones
Unidas y los medios internacionales, controlábamos los aeropuertos.
Desaparecíamos en nuestros pisos francos para que no nos hicieran
preguntas. Todo era una operación muy bien preparada, hace 60 años,
que involucraba a los militares y diplomáticos de la embajada de
EE.UU. Ya había existido durante mucho tiempo cuando estuve durante la
Ofensiva del Tet de 1968. Continuó durante mucho tiempo más, hasta que
nos derrotaron y tuvimos que abandonar la guerra fracasada.

En Laos, el programa en el que participé realizaba asesinatos
sistemáticos de personas identificadas como desleales a los objetivos
de EE.UU. Se llamaba el programa Phoenix y eliminó a unas 60.000
personas en toda Indochina. Hicimos un daño sorprendente a la
infraestructura civil del país, y a pesar de ello perdimos la guerra.
Vi a un equipo de mercenarios que yo estaba entrenando que nos mostró
una bolsa repleta de orejas de civiles muertos que habían asesinado.
Así nos demostraban sus muertes. En esos días los Boinas Verdes les
decían que sólo tomaran fotos de los muertos, que dejaran las orejas.

Mel Gibson hizo una película sobre todo eso titulada Air America.
Incluía como trasfondo la operación ilegal de drogas que realizaba la
CIA para pagar sus operaciones. El Congreso no había autorizado fondos
para lo que estábamos haciendo. También vi directamente la operación
de drogas. Todo esto fue detallado en The Politics of Heroin in
Southeast Asia de Alfred McCoy. No hice la conexión de todo esto hasta
las audiencias de Irán-Contra cuando Oliver North testificó al
respecto. Oliver North fue uno de los dirigentes de la Operación en
Laos a la que yo estaba asignado.

Nuestro país tiene una larga historia de este tipo de programas que
data de la Segunda Guerra Mundial. Al parecer los copiamos de los
nazis en esa guerra. Lo justificamos como necesario en la Guerra Fría.
Una de las primeras operaciones fue T.P. Ajax dirigida por Kermit
Roosevelt para derrocar al gobierno democráticamente elegido de Irán
en 1953, con el fin de apoderarnos de los campos de petróleo.

En ese golpe la CIA y el Departamento de Estado perfeccionaron por
primera vez, bajo los hermanos Dulles, esas acciones encubiertas,
ilegales e inmorales. Algunos historiadores han sugerido que la
Operación T.P. Ajax fue el evento que activó la fuerza política del
fundamentalismo islámico que todavía encaramos actualmente.

Chalmers Johnson, también ex empleado de la CIA, escribió una serie de
libros sobre las repercusiones que ocurren cuando se oculta la verdad
al público estadounidense.

Si hubiéramos tomado una actitud diferente ante nuestros problemas en
esos días, una actitud que no se basara en mentir a nuestro propio
pueblo y a los pueblos de otros países y matar indiscriminadamente,
nuestro país no se vería en la situación desastrosa en la que se
encuentra actualmente en el exterior.

En esos días de la Guerra de Vietnam yo era joven e insensato,
ambicionando mi aprobado en seguridad de Máximo Secreto, algo muy
importante para un hillbilly [habitante rural] de la región de los
montes Apalaches. Creíamos que éramos personajes al estilo de James
Bond, pero ahora lo veo mucho más claro. Ese tipo de acciones tienen
consecuencias inmensas y de largo alcance y deberían eliminarse.

Ante el fiasco de Ray Davis en Pakistán veo que ahora nuestro gobierno
sigue manteniendo su antigua costumbre de negar ante la gente del
mundo lo que todos saben que es verdad.

¿Cuándo terminará esta hipocresía oficial? ¿Cuándo se pronunciará al
respecto nuestra clase política y dejará de compartir mentiras y
trucos? ¿Cuántos más de los nuestros y otros morirán en estos
programas insensatos?

Davis está ahora en mala situación porque la mayor parte de la gente
del mundo, como lo vemos en Medio Oriente, es consciente de las
mentiras y ya no mira hacia otro lado.

Digo que “la mayor parte” lo sabe, porque mienten constantemente a
nuestro propio público, el que supuestamente controla a los militares
y a la CIA. Es triste ver al presidente Obama repitiendo la gran
mentira.

Robert Anderson vive en Albuquerque, N.M. Para contactos escriba a:
citizen@comcast.net

Fuente: http://www.counterpunch.org/anderson02282011.html

Deja un comentario

Archivado bajo General, Política, Seguridad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s